Hace ya unos cuantos años que el estilo nórdico (también llamado escandinavo) se popularizó en nuestro país. Cada vez que toca decorar una casa siempre se habla de él como una de las opciones a tener en cuenta. Las numerosas revistas de decoración han creado en nuestra cabeza una imagen muy definida de lo que es el estilo nórdico, pero la pregunta es, ¿sabríamos impregnar nuestro hogar de este estilo?. A continuación os damos algunas pistas

El estilo nórdico es sencillo, funcional (una de sus reglas de oro es no llenar el espacio de piezas sin uso) y cómodo; y su principal seña de identidad es el color blanco. Las paredes en general son de este color y el suelo y el techo también tienden a tener colores claros. Para los que quieren darle un toque de color oscuro, el marrón es la opción más utilizada, pero no la única, también es muy popular introducir detalles en colores vivos como el verde manzana, el amarillo o el banco que contratan muy bien con el blanco.

bellerin_nordico_1

Otro capítulo a tener en cuenta es el mobiliario. Los muebles de una casa con estilo nórdico suelen ser bajos, sencillos y con líneas rectas, vamos, la antítesis del Rococó.

A pesar de que estos muebles pueden parecer demasiado simples, el resultado es muy chic. Los muebles en general son también blancos aunque se suele combinar con algún color oscuro, como la madera. Al usar esta combinación, el color oscuro resalta más y cobra todo el protagonismo.

El minimalismo es otra de sus señas de identidad. Una casa nórdica no tiene que tener muchos muebles, sobretodo si son meramente decorativos. La regla es menos muebles y más uso. Es decir, no necesitas tener una cantidad determinada de muebles, pero si una función para cada uno de ellos. Es importante que no haya cosas en tu hogar que no uses o que no le aporten un significado a tu decoración.

bellerin_nordico_3

El accesorio más utilizado como elemento decorativo son los cuadros y portarretratos, que colocados sobre el color blanco, destacan mucho y llenan de vida cualquier estancia. Suelen usarse marcos grandes, aunque también es muy común escoger una pared de una sala y llenarla de fotos en un estudiado y ordenado (aunque no lo parezca está estudiado) collage. Pero no nos olvidemos de las velas y las plantas, complementos imprescindibles, pero eso sí, cada uno colocado con sentido y con la funcionalidad que tanto se le exige a este estilo. En invierno, por falta de luz natural, se decoran las casas con velas de infinitos colores. En cambio, en verano se usan muchos jarrones y floreros para dar calidez e invitar a la naturaleza a entrar en casa.

Resumiendo, si te gusta el estilo nórdico decántate por muebles ligeros y de líneas rectas, pero también cómodos y funcionales (esto último fundamental). Hay que lograr una decoración práctica.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR