Los colores tienen significados, transmiten sensaciones y dotan de personalidad a una casa, por ello antes de hacer cualquier elección estudia bien las posibilidades y toma una decisión con la que te sientas a gusto.

Para elegir el color de cualquier estancia de la casa recomendamos el uso de la rueda de color, una herramienta que usan los interioristas para observar la relación entre sí de los distintos colores. En esta herramienta encontramos en primer lugar los 3 colores primarios: rojo, azul y amarillo y a continuación los 3 colores secundarios violeta, verde y naranja. Esta herramienta también cuenta con seis colores terciarios, también llamados intermediarios. Éstos son el resultado de la mezcla de colores primarios con colores secundarios. Estos colores son importantes en la decoración, ya que permiten crear muchas armonías.

Pero ¿qué opciones hay a la hora de decorar?

Bellerin_juvenil_3

Decoración monocromática.

Elegimos un único color que puede dividirse en diferentes tonalidades. Por ejemplo un color como el verde podría utilizarse en una misma estancia en diferentes tonalidades, yendo desde el verde agua al verde oscuro.

Este tipo de decoración tiene una percepción clásica y elegante. Lo ideal es utilizar un tono muy claro para las paredes, y detalles más oscuros en accesorios. Si te decantas por esta opción, que el color sea muy de tu agrado, porque puede llegar a saturar ver siempre el mismo color.

Bellerin_juvenil_5

Combinación de colores cercanos

La idea de esta decoración es utilizar dos o tres colores cercanos de la rueda de colores, como el morado, el azul y el verde. Su cercanía implica una cierta armonía.

En la práctica por lo general se selecciona un tono dominante. Por ejemplo el azul puede ser el color elegido para las paredes, mientras que el violeta o el verde se utilizarán en cuadros, cortinas…

Bellerin_juvenil_2

Contraste

Se trata de elegir dos colores opuestos en la rueda de color. Por ejemplo, el amarillo y el azul o el rojo y el verde. Esta opción hace que el espacio sea más dinámico. Pata el mobiliario sería aconsejable elegir tonos neutros como madera por ejemplo.

El contraste también puede hacerse con colores neutros como el beige, el blanco o el gris. Estos tonos son esenciales para la decoración ya que combinan con todos los matices. Éstos suavizan las mezclas demasiado fuertes y aportan elegancia.

Y ya para terminar os hacemos una última recomendación, ten en cuenta la finalidad de cada estancia y el significado de los colores. Es decir, no es lo mismo dormir o leer que comer o tener una reunión familiar. Los colores fríos como el azul son buenos para espacios dedicados al descanso, mientras que los colores vivos como el rojo, el naranja o el amarillo transmiten calidez ideal para espacios de convivencia.

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR